Las Hojas de las Rosas

En las hojas de las rosas y de todas las plantas en general es donde tienen lugar todos los procesos metabólicos como la fotosíntesis y la respiración.

La observación de las hojas de las rosas, nos ayuda a entender su adaptación al medio ambiente, incluso nos revelan muchas de las necesidades de cada variedad.

hoja-de-rosal

Aunque pueda parecer a simple vista que todas las hojas de las rosas son iguales, en realidad no es así.

Es cierto que la mayoría conservan bastantes similitudes, no en vano todos los arbustos provienen del género rosa, de la familia de las rosáceas, pero con los cientos o miles de cruces que se han producido a lo largo de la historia, podemos encontrar que incluso en algo tan simple como una hoja, existen diferentes variedades dentro de los rosales.

Características más comunes de las hojas de las rosas

hojas-nuevas-de-rosales
Hojas nuevas de un rosal

La mayoría de las hojas de las rosas, de los rosales que se denominan como modernos, podrían encajar dentro de estas características:

  • Son hojas imparipinnadas. Esto que suena casi a un trabalenguas, sólo viene a decirnos que de cada tallo, aparecen varias hojas en número impar.
  • Los bordes, de forma habitual, tienen forma dentada o sierra. En la mayoría de los rosales, los tallos tiernos son rojizos y luego van tornándose de color verde claro o verde oscuro.
  • La mayoría de las hojas de los rosales son caducas, muy pocas variedades tienen hojas perennes, aunque siempre la mayoría suelen conservar algunas hojas durante todo el año.
  • Habitualmente son hojas pequeñas y suaves. Detalle que nos ayudan a comprender que soportan bien el sol y mucho calor, pero no el estancamiento de agua.

Otras hojas de rosas

Dentro de las hojas de las rosas, algunas se salen del “estándar” y son especiales, distintas y originales:

Hojas de rosas arrugadas. Algunas variedades, tienen hojas arrugadas y fuertes, que no encajan entre las habituales, lisas y suaves.tipos-hojas-rosales-rosa-rugosa-blanca
Nos referimos a las hojas de la rosa rugosa. Esta hoja ya nos advierte de la capacidad de la rosa rugosa, para aguantar inclemencias que otras variedades no soportan: suelos pobres, tolerancia a la sal (se pueden sembrar cerca de la costa), resistencia al frío, resistencia al calor y a situaciones en las que reciba poca agua.
Hojas de rosas perennes. Aunque la mayoría de los rosales son de hoja caduca, pudiendo quedar alguna hoja durante todo el año, algunas variedades son de hoja perenne, como la rosa Banksiae, o la rosa Bracteata.
Hojas azules. Hay una rosa, llamada rosa Glauca, que posee unas hojas que se alejan del canon habitual, y que ofrecen unas hojas azulado grisáceo.

Estas son sólo las variedades de hojas de rosas más llamativas, porque se salen de lo habitual, pero podemos encontrar muchas variedades de hojas de rosas, con diferentes tonos de verdes, más claros, oscuros, verde-azulados, etc, diferentes tamaños, más suaves o menos, etc., que en muchos casos nos sirven para entender que necesita, cada una de las variedades.

tipos-hojas-rosales-hojas-de-rosas-rosa-glauca

¿Cómo saber qué enfermedad o problema tiene mirando solo las hojas?

Los rosales son arbustos o trepadoras bastante fáciles de cuidar, pues solo necesitan sol, agua en abundancia y podas a finales de invierno y pinzados en primavera-verano los cuales consistirán en cortarles las rosas marchitas.

Pero lo cierto es que cuando se riegan en exceso, o la tierra o el clima no es el adecuado, pueden verse afectados por algunas enfermedades, plagas o trastornos.

Por fortuna para nosotros, con solo mirar las hojas ya podremos intuir qué es lo que les ocurre. Por ejemplo:

  • Exceso de riego/encharcamiento: las hojas inferiores se vuelven amarillas y caen, y las nuevas se vuelven marrones.
  • Falta de riego: las hojas más nuevas se vuelven amarillas y/o se secan, además -todas- se pueden abarquillear, o volverse lacias.
  • Falta de luz: las hojas pierden color y brillo.
  • Mala plantación: si se manipularon mucho las raíces, algunas hojas caerán antes de tiempo.
  • Exceso de fertilizante: quemaduras amarillas y/o rojizas en las hojas, las cuales caerán.
  • Falta de hierro: no es habitual, pero si las hojas amarillean dejando los nervios verdes, es debido a la clorosis férrica.
  • Granizo: la aparición de manchas rojizas o negras en las hojas tras una helada o granizada es común cuando la planta lleva poco tiempo en su nueva ubicación.
  • Plagas: si ves que tienen telaraña fina (por la araña roja), bichitos diminutos en el envés de las hojas (ácaros o pulgones), insectos con aspecto algodonoso en las hojas (cochinillas algodonosas), o cualquier otro síntoma que te haga sospechar, sin duda hasta de tratarlos con el insecticida correspondiente.
  • Enfermedades: la aparición de manchas negras o blanquecinas que se van extendiendo sobre las hojas, pueden ser signos de hongos, los cuales se tratan con fungicida.

hojas de un rosal

error: Content is protected !!